Un arquitecto no solo debe pensar en las dimensiones y aprovechamiento del espacio para una construcción. Cuando este proceso comienza, otros factores también entran en juego y son muy importantes para lograr crear una construcción cómoda y funcional.

El diseño, la ubicación e incluso los colores son puntos claves cuando hablamos de la construcción de una casa o edificio.

En muchas ocasiones los terrenos destinados para la construcción de fachadas no son tan grandes como se desearían.

En este sentido, se deben pensar en todas las estrategias y técnicas posibles para aprovechar al máximo el espacio del que se dispone.

Aunque algunos no lo crean, la elección de colores tanto en materiales como en las terminaciones de la obra pueden jugar a favor cuando un problema de esta categoría se presenta.

“La importancia de los colores en la construcción de una vivienda tiene que ver con la comodidad y sensaciones que estos transmiten, tanto en el exterior como en el interior”, comentan los expertos en cortinas y persianas de Hunter Douglas, especialistas en decoración de interiores.

La aplicación de los colores

El uso adecuado de los colores puede lograr que los espacios se vean más luminosos y por ende mucho más espaciosos de lo que en realidad son.

Esto, sin duda, genera una sensación agradable a los usuarios que habitarán estos lugares.

Sin embargo, los problemas arquitectónicos no siempre tienen que ver con el espacio disponible y el uso consciente de los colores también puede ser utilizado para otros fines.

Por ejemplo, dependiendo del uso final de esta fachada se pueden considerar diferentes estrategias de color.

Un edificio que contará con oficinas de trabajo debe considerar colores que transmitan tranquilidad y bienestar a los empleados, esto los hará ser más productivos y sentirse bien en su ambiente laboral.

Por otro lado, si la construcción es para un centro comercial, tal vez se deban considerar colores más neutros o una mezcla de colores.

Ahora bien, para saber qué color exactamente es útil para transmitir la sensación que estás buscando, es importante estudiar y conocer la psicología del color.

De igual forma, generalmente los colores claros o pasteles tienden a transmitir una sensación de más tranquilidad.

Mientras que los colores más intensos pueden fatigar a los usuarios, lo que provoca en ellos una constante sensación de dejar el lugar o terminar rápido la labor que está realizando allí.

Sin embargo, esto es muy relativo y la integración correcta de los colores así como la combinación de unos con otros es la clave.

Por ello es importante estudiar a fondo cómo funciona la percepción de cada color en el cerebro y cómo utilizarlo de forma inteligente para la construcción arquitectónica de fachadas.

Las texturas también son importante

Las texturas son útiles para conseguir contraste y transmitir otro tipo de sensaciones a las personas.

Para agregar textura a los espacios se pueden considerar técnicas en concreto o incluso la utilización de diversos materiales como la madera.

Las terminaciones de la cocina o living también pueden ser utilizadas para jugar con los distintos materiales. Por ejemplo, utilizar mesones con acabado de granito, mármol, piedras o incluso materiales más rústicos y sin mayor intervención para pisos o escaleras.

Todo depende del objetivo del lugar y lo que se quiere conseguir con ese espacio, de allí la selección correcta de texturas, colores y mezcla de los mismos.

Lo que sí es cierto es que los colores tienen un poder importante en las personas e influyen en sus sensaciones, siendo capaces de generar comodidad o inquietud así como sinfín de emociones.

De aquí a que sea tan importante el uso correcto de esto para construir viviendas, edificios y otro tipo de fachadas de manera efectiva.