Decorar un espacio puede ser muy entretenido, además de ser enriquecedor. Son muchas las ideas que se nos pueden venir a la cabeza cuando deseamos darle ese toque especial a nuestros espacios. El desafío está en darle identidad, plasmar nuestra huella. Sin embargo y a pesar de que podamos variar mucho en nuestros gustos, hay dos estilos en particular que parecen mantenerse siempre presentes a lo largo del tiempo. Se les ve en múltiples lugares, amenizando hogares de todos los tipos y tamaños. ¿A cuáles nos referimos?

Clásico y colonial

Lo clásico denota elegancia, carácter y sobriedad. Lo colonial no se queda atrás. Ambos estilos han sabido perdurar en el tiempo y los vemos en todo tipo de espacios: livingsdormitorios, comedores, salas de estar, cocinas y hasta terrazas. ¿El beneficio? Hay muchísimos (y con muchísimos, nos referimos a una enorme cantidad) productos disponibles en el mercado que contribuirán a brindarle mayor variedad a nuestro hogar, y que están orientados justamente a darle un toque clásico o colonial a nuestros espacios. Desde sillones, mesas, muebles varios, lámparas y más, son muchas las opciones que tenemos para ello. Esto no tiene por qué significar un problema si estamos bien conscientes de lo que queremos lograr, y este artículo está justamente para eso.

¿Qué espacios se pueden transformar a clásico o colonial?

El optar por un estilo clásico o colonial siempre nos permitirá contar con una opción segura y totalmente atemporal. ¿Por qué? Porque nuestro hogar podrá tener cualquier diseño, sin embargo si deseamos darle un estilo clásico o colonial lo podemos hacer con total libertad y estar totalmente conformes con el resultado y muy seguros en nuestro hogar. Por ejemplo, para el salón podemos contar con un sofá clásico, algún velador, una librería, una mesa de centro de madera e incluso alguna butaca de piel. Además, las líneas de estos estilos facilitan la posibilidad de combinarlos con otros materiales en el caso de que se desee apostar por una decoración ecléctica como por ejemplo con artículos modernos e innovadores como lámparas de diseño, espejos o textiles estampados. Combinar está totalmente permitido, sin tener que arrepentirnos por haber tomado alguna mala decisión.

Ahora bien, ¿cuáles son los ítems perfectos para conseguir estos estilos tan particulares? Lo primero es dimensionar bien nuestro espacio. ¿Qué muebles encajarán en el hogar? ¿Serán de gran tamaño, o tendremos que optar por muebles más pequeños? ¿Queremos que todos los espacios de la casa tengan el mismo estilo? Son preguntas importantes, y que darán paso a buscar los ítems que sean perfectos. Por ejemplo si tenemos un espacio grande, una mesa de comedor grande con sillas tapizadas con alguna tela de estilo clásico sería una buena opción. ¿Y qué tal si la decoramos con candelabros de madera? También podemos colocar en algún aparador o mesa auxiliar una lámpara de mesa de otro estilo distinto.

¿Y para darle al dormitorio un ambiente clásico y sofisticado? Se necesitarían los siguientes elementos: un buen cabecero de madera, unas lindas persianas de madera, un aparador grande con cajoneras, un galán de noche, una mesilla de noche y un tocador. Una de las firmas que más apuesta por este tipo de muebles coloniales es Moycor, quienes cuentan con una variada oferta para todos los gustos, y de todos los tamaños.

Por último, a la hora de decorar el despacho o biblioteca podemos elegir un secreter antiguo, una mesa de escritorio, una librería o un archivador de estilo clásico.

¿Qué más se puede pedir? Con un poco de ingenio, ganas, buen gusto y habilidad al momento de cotizar los ítems, lograremos el estilo perfecto para nuestro espacio. ¿Por qué no lo intentas?