Son 50 proyectos finalistas de la edición de 2015 de INSIDE (festival mundial de interiorismo), entre los que se encuentran casos como un estudio de producción y emisión de televisión que inicialmente fue construido para oficinas, un centro de trabajo con rampas para que la comunicación interna del personal de la empresa sea en bicicleta, un lujoso hotel montado a partir de la reconstrucción de un establecimiento del año 1923, o un cine especialmente diseñado para que parezca el decorado que forma parte de una película de desastres. Algunos ejemplos de los que han sido catalogados como los mejores diseños de interior del mundo.

Las categorías del certamen, que este año se celebró en Singapur el 6 de Noviembre, son bares y restaurantes; uso cívico, cultura y transportes; reutilización creativa; exposición y muestras; salud y educación; hoteles; oficinas; uso residencial, y locales de venta.

El hecho de que China y otros actores de Asia y del Pacífico hayan sido parte de una tremenda promoción inmobiliaria explica la distribución geográfica de los proyectos finalistas. Hay una docena de China y Hong Kong; ocho de Singapur y siete de Australia. El Reino Unido aparece con cinco. En total, son 16 naciones que figuran con presencia en algunas de las candidaturas anteriormente descritas, que incluyen entre otras propuestas, de arenas para grandes espectáculos musicales, locales para el ocio, tiendas, clínicas, y un largo etcétera.

Hong Kong por su parte tiene el privilegio de contar con tres candidaturas para el certamen, con tres diseños: el club privado Coastal en la ciudad de Wuxi, el cine Exploded (Wuhan-China), el cual basa su decorado en las películas de desastres, y Luminary, un espacio dedicado a la proyección y exhibición audiovisual.

Por otro lado, el estudio austriaco Veech and Veech se encuentra nominado por el estudio del segmento de informativos de Al Jazeera, cadena de televisión ubicada en el rascacielos Shard de Londres, el cual ostenta reconocimiento por ser el más alto de la UE. Los interioristas lograron superar el reto de adaptar un espacio originalmente concebido para ser una oficina tradicional, con una altura de sólo 2,8 metros, en una modernísima base de producción y emisión de información televisiva. No se queda atrás el Medibank Workplace, presente en Melbourne, Australia. Este enorme complejo de 46000 metros cuadrados fue levantado para el establecimiento de empresas, despachos profesionales y oficinas. Inicialmente presentado como “el lugar de trabajo más saludable del mundo”, cuenta con rampas para que los trabajadores puedan desplazarse en bicicleta entre sus alturas y locales. Está pensado como un gran jardín entre toldos arquitectónicos, con enormes plazas interiores en las que crecen más de 2300 plantas.

El Medibank Workplace, sin embargo, no es el único lugar pensado para facilitar el medio de transporte interior entre sus trabajadores. En Singapur, la empresa fabricante de tanques Vopak ha implementado la misma solución, y su diseño está bajo el alero del estudio Traart. Una interesante apuesta, tomando en cuenta la importancia de mantener vidas saludables incluso cuando nos encontramos en nuestros lugares de trabajo.

Otro nominado que destaca entre los demás es la Librería Orchard, de Singapur. La firma New Space Architecs puso lo mejor de sí para proyectar una tienda de libros. Algo sencillo a simple vista, de no ser porque se encuentra en un enorme centro comercial. La librería tomaría el rol de refugio de tranquilidad y silencio, algo sumamente necesario en lugares altamente ruidosos como son la mayoría de los centros comerciales.

Por último, el hotel de lujo Pavilion, en Londres (Shepherd’s Bush), diseñado por Flannagan Lawrence, aprovechó un atrio preexistente construido en 1923 para levantar su infraestructura.