Es una tendencia que ya tiene varios años de vida, pero que sin embargo, sigue evolucionando y otorgando nueva vida a los espacios interiores. Su amplia gama de estilos ha hecho que muchos le pongan atención.

Muy vistos en oficinas y otros lugares de trabajo, los cielos modulares se han convertido en la gran solución para varios arquitectos en el mundo. Su fácil implementación y su gran variedad de beneficios, lo convierten en una tendencia a tener en cuenta a la hora de diseñar espacios grandes o pequeños.

Desarrollo y usos

Los cielos modulares, corresponden a los tipos de cielo que están construidos a base de diferentes planchas con formas geométricas capaces de cubrir todo el espacio superior del lugar en donde se emplea. Su simpleza material, ha permitido que su desarrollo no solo sea funcional, sino que también estético.

En un principio, este tipo de productos interiores solo constaba de planchas cuadradas que se instalaban de forma muy parecida a las baldosas del suelo. No obstante, hoy en día se pueden encontrar formas bastante innovadoras.

Un ejemplo es el cielo Edge Lay, el cual, gracias a sus formas poco convencionales hechas a base de metal, otorgan un carácter original y versátil al lugar en donde se instalen.

Igualmente, si en vez de estética se busca algo meramente funcional, las posibilidades son variadas. Uno de los beneficios más grandes de este tipo de cielos, es que al ser fácilmente removibles, es posible implementar de una manera más sencilla instalaciones eléctricas, sanitarias, de sonido o de acondicionamiento.

En los casos de auditorios, teatros o salas de cine, esto último puede resultar muy útil, ya que abundan las aplicaciones eléctricas. Si se quiere aplicar este tipo de cielo y a la vez otorgar estilo, para estos lugares es recomendable instalar cielos modulares de madera.

Para todo tipo de espacio

A pesar de que, la mayoría de estos cielos son usados en espacios de uso público común, hoy en día existen alternativas para otros tipos de espacio.

En el caso de galpones, bodegas y centros de producción, la seguridad de las personas que circulan allí y el resguardo de maquinarias pesadas puede ser un tema muy importante. Para ello han nacido cielos modulares como el Snap In.

Este último, es un tipo de cielo raso que utiliza un sistema de suspensión oculto y actualmente es un producto único en el mercado. Su diseño metálico otorga mayor seguridad y da una sensación de “área restringida”, característica común en estos lugares.

Para lugares en donde se necesiten aislar los ruidos externos, como lo son salas de música o estudios de grabación, el cielo Tech Style es la mejor opción, porque es capaz de absorber altas y medianas frecuencias.

Aunque la mayoría de los cielos otorgan una gran funcionalidad, los diseños y materiales utilizados hoy en día, son capaces de adaptarse a los requerimientos de los usuarios y apoyar en el diseño solicitado.

En el caso de restaurantes y hoteles, el diseño es uno de los factores más importantes a la hora de optar por un cielo modular. Aquello que son elaborados con madera son muy solicitados, pero los hechos de láminas metálicas también lo son debido a la elegancia que pueden dar.

El uso de los cielos modulares puede ser transversal a muchos tipos de espacio y dependerá de los requerimientos del cliente. Lo importante es saber que existen soluciones y materiales modernos para satisfacer todas las necesidades.

Ya sean cielos metálicos, cielos de madera o cielos de fibra mineral, estos pueden funcionar para espacios como viviendas, oficinas, bodegas, instituciones, salas y más.