Especialmente en temas relacionados a la innovación y funcionalidad, algo que podemos ver muy presente en los dispositivos móviles, ordenadores, electrodomésticos y más.

El hogar es uno de los espacios que muestra mayores cambios con respecto a la revolución tecnológica de la actualidad. Es más fácil aceptar el hecho de cargar dispositivos móviles o conducir autos de alta tecnología un par de horas, que cambiar nuestro estilo de vida en nuestro hogar. Esto apunta a un nivel más alto de esfuerzo.

Estos avances tecnológicos implementados en el hogar son conocidos hoy en día como “domótica”. Se traducen como un conjunto de técnicas e implementos orientados a automatizar las labores más básicas del hogar, con el propósito de facilitarnos la vida.

Así mismo, en la domótica del hogar también podemos encontrar muchas propuestas innovadoras que van más allá de realizar labores, como lo es velar por la seguridad del hogar o aportar en el consumo consciente de recursos.

¿Por qué sirve?

Lo cierto es que la presencia de estas tecnologías en el hogar es significativa para el desarrollo del estilo de vida de los seres humanos. Si hoy en día es normal tender tu cama antes de irte al trabajo es probable que en un par de décadas un robot lo haga por ti y eso sea completamente normal.

Por ello, es importante visualizar y comprender el impacto que tiene la domótica en la sociedad. Nos hemos tenido que adaptar a un proceso de cambios y aceptación a las nuevas formas de ejecución de labores del hogar (aunque es válido decir que esto no se nos ha hecho muy difícil).

Miles de personas en el mundo ya han aplicado este tipo de tecnología en sus hogares y no se trata simplemente refrigeradores de alta tecnología o un sistema de apagado y encendido de luces por medio de sensores, sino más bien de automatizar la vivienda como tal.

Para esto existen muchos productos que ejecutan inteligencia artificial y se encargan de conocer las necesidades del consumidor para satisfacerlas de forma automática,  así sea para las labores más básicas como dejar pasar la luz del sol por la mañana programando las persianas automáticas o bebiendo del café que programaste por la noche.

Pero ¿podría esto afectarnos negativamente?

Aunque la automatización en los hogares es sumamente cómoda, también puede tener sus consecuencias.

Podemos correr el riesgo de hackeo o presencia de defectos en los productos que podrían tornar la situación más incomoda que colaborativa.

Además, es importante recordar que muchos de estos productos domésticos de alta tecnología pueden controlarse directamente desde el dispositivo móvil. Así es que cualquiera con acceso a tu cuenta o con tu dispositivo cerca puede hacer lo que desee en tu hogar, sin siquiera estar presente.

Por eso se fomenta el uso consciente de esta tecnología y se recomienda no descansar 100 % en ella. Se debe usar de modo en que ayude y no fomente una dependencia.